Programa de competencia parental.

                  Quien vive con su hijo/a de manera que hace que este se sienta profunda y tranquilamente contento de ser quien es, le da una herencia inapreciable: la fuerza para enfrentar las tensiones y el valor necesario para llegar a ser una persona comprometida, responsable, productiva y creativa: una persona totalmente humana. Esta es la manera mas profunda de deletrear la palabra A-M-O-R

                  Dorothy Corkille Briggs. El Niño Feliz

                  Parentalidad, marentalidad, monoparentalidad, monomarentalidad, etc… describen con palabras las nuevas formas de organización familiar y de estructura educativa en las unidades familiares. La familia, siempre pilar básico del desarrollo personal y social del ser humano, se estudia y se concibe en la actualidad, desde la idea de que ser padre o madre de un/a hijo/a supone un trabajo que cada persona realiza en su interior día a día, en el cual es importante conocer las necesidades de nuestros/as hijos/as en cada etapa de su desarrollo para poder dar las respuestas necesarias, partiendo para ello, de conocer primero nuestras herencias familiares de forma que hagamos de la educación familiar, un arte de educar reaprendiendo cada día.

                  Es por ello, que partiendo del valor de lo descrito, surge en el año 2012, desde algunos de los centros de la Asociación Solidaria Mundo Nuevo de la isla de Gran Canaria, el taller de COMPETENCIA PARENTAL.

                Estos talleres nacen como un espacio de aprendizaje mutuo entre profesionales y familias, entendiendo que la intervención familiar se considera un pilar fundamental para el trabajo con menores desde el ámbito residencial. La mayoría de los Problemas de Conducta con los que nos encontramos en el día  a día,  se originan en el entorno familiar. Igualmente, la mayoría de esos problemas mejoran considerablemente, si se produce una mejoría en la capacidad de los/as familiares para controlar la conducta de los/as menores-jóvenes.

Esta premisa se valora básica tanto en los Hogares de Protección como en aquellos de Ejecución de Medidas Judiciales, de forma que  tras muchos debates e intercambios de opinión acerca de la realidad que nos rodea, se decide a finales de 2012 poner en práctica esta iniciativa de trabajo que permitiese dar respuesta a dicho problema. Por ello, en aquel momento los profesionales del CAI TAFIRA, de los Hogares Tagoror y Guayre y del CGD RETAMA deciden diseñar y poner en práctica un Programa de Competencia Parental, donde se tratará de crear el espacio necesario para que los/as padres y madres, o bien otros familiares con los que trabajamos, puedan analizar, valorar y encontrar alternativas educativas a desarrollar con los/as menores-jóvenes.

Con los años, el Programa ha ido madurando y consolidándose siendo en estos momentos desarrollado por el Psicólogo del GDC RETAMA y el Trabajador Social del HOGAR JUVENIL TAGOROR. El Programa consta de unas 14 sesiones que se realizan de forma grupal, semanalmente. Los grupos de padres y madres no superan las cinco familias por grupo, de esta manera se logra una atención individualizada y nos aseguramos de que todas las familias participen activamente en los talleres.  La metodología es eminentemente práctica, logrado principalmente a través de la participación mediante role-playing que permitan la puesta en practica de lo tratado por las/os madres y padres. Hasta el momento, han participado en los talleres un total de 16 familiares de la isla de Gran Canaria.

Los talleres actuales han iniciado un nuevo ciclo desde Marzo de 2013, y si bien se realizaban de forma quincenal en un principio, desde septiembre de 2013, se imparten de forma semanal.

OBJETIVOS Y PROCESO DE DESARROLLO DE  LOS TALLERES

El objetivo de los talleres es generar un espacio adecuado para ofrecer a las madres, los padres y familiares habilidades instrumentales, que les permitan desarrollar competencias básicas para la labor como educadores/as. Para ello, en ocasiones y sobre todo en los primeros momentos de implicación de las familias, se deben trabajar creencias sobre el origen y mantenimiento de los problemas de conducta, así como sobre su grado de responsabilidad en el mismo.

Posteriormente, una vez los padres y madres tienen claro qué es un problema de conducta, por qué se origina y qué hace que se mantenga, empezamos a trabajar otro tipo de creencias sobre la adolescencia. Es vital que los familiares conozcan las características típicas de la adolescencia y den respuesta al por qué de ciertos comportamientos comunes en los adolescentes, así como que conozcan el tipo de pensamiento y las emociones y conducta propias de esta etapa evolutiva tan convulsa.

Además, se entrena a los familiares para que sean capaces de identificar con eficacia las conductas problema que presenta el menor. Este paso es imprescindible para, posteriormente, ser capaz de poner en práctica las técnicas más eficaces en cada momento.

Una vez hemos conseguido los objetivos relatados, comienza el entrenamiento en competencias. Por un lado, se forma a los familiares en las técnicas básicas de modificación de conducta y se les entrena en ellas para que sean capaces de utilizarlas en circunstancias reales.

Además, se clarifican las normas fundamentales en casa, así como las sanciones y premios que conlleva el incumplimiento y el cumplimiento de dichas normas respectivamente.

Por otro lado, se les entrena en Habilidades de Comunicación para que sean capaces de mantener una comunicación adecuada con sus hijos/as que les permita mejorar su relación con ellos/as.

Pero no solo de normas y comunicación está hecha la labor como educador. En el Programa se hace especial hincapié al Afecto como pilar fundamental de una educación integral y positiva, además de un elemento indispensable en un proceso de cambio como el que queremos promover en los/as menores. 

LOGROS CONSEGUIDOS HASTA AHORA

El primer logro que valoramos es la permanencia en el tiempo de este programa y de estos talleres, lo cual implica interés por los familiares de los/as menores-jóvenes en cambiar, en ayudar a sus familiares.

Por otro lado, desde un plano más técnico, hasta el momento, se ha podido percibir en los asistentes al Programa, a través de las evaluaciones previas y posteriores, una mejoría en varias competencias como educadores/as: Manejo de Técnicas de Modificación de Conducta, Habilidades de Comunicación, Negociación y Planificación del entorno Normativo. Además, se observan cambios en el Estilo Parental de padres y madres y la eliminación de creencias sobre el origen y mantenimiento de los problemas de conducta de los/as menores. Estos cambios se observan en los/as participantes que son capaces de completar el Programa, aunque no en el mismo nivel en todos ellos/as.

En la actualidad, se está desarrollando un sistema que permita predecir qué factores están influyendo en mayor grado en estos cambios, para lograr que el impacto del Programa en el futuro sea mayor.

 

LIMITACIONES ENCONTRADAS

Las principales limitaciones del Programa tienen que ver con la adscripción de las familias a los Talleres y a la asistencia constante. El grado de compromiso de las familias, y la percepción que tengan estas sobre la posibilidad de mejorar sus competencias parentales tienen mucho que ver con la asistencia continuada a las sesiones del Programa. Algunas familias se muestran muy resistentes al cambio, por presentar creencias limitantes sobre sus hijos/as o sobre sí mismos. Habitualmente, estas creencias provienen de historias de fracaso en el pasado, ya sea de iniciativas similares, o de otros intentos de solucionar el problema. Los profesionales que imparten los talleres tratan de dar expectativas realistas, pero positivas, sobre las posibilidades de cambio y tratan de cambiar esas creencias limitantes por otras más funcionales, que ayuden en el proceso.

Por otro lado, nos encontramos con familias que no pueden acudir a los talleres por diversas razones: incompatibilidad de horarios, falta de recursos económicos, etc. En la actualidad, se están diseñando propuestas que permitan soslayar este tipo de dificultades, y que serán puestas en funcionamiento, esperamos, en un futuro muy próximo.

 

MEDIA DE PARTICIPANTES

La media de participantes por sesión es de cuatro-cinco familiares. Este número se considera el adecuado para la metodología y el propósito final de cada sesión, que implica un trato personalizado con los familiares y un ambiente de confianza y seguridad. 

A mi familia le debo todo, desde mis fracasos hasta mis triunfos

Antonio Bernal Suárez, Psicólogo.

Guanhaben Fernández Tejera, Trabajador Social.

Modificado por última vez en Miércoles, 30 Abril 2014 10:01

Más en esta categoría:

Patrocinadores

Gran Canaria

Calle Cirilo Moreno, nº 58

35007 Las Palmas de Gran Canaria

Telf.: 928 26 72 23

Fax: 928 39 47 99

Tenerife

Avda. de Los Menceyes, nº 232

38320, La Cuesta. La Laguna

Teléfono: 922 82 33.35

Fax: 922 31 00 76

Bolsa de empleo

btn curriculum

Go to top